Un chupetón en el cuello termina matando a un adolescente. No lo termitas, podrías ser la próxima.

Un adolescente ha fallecido a causa del 'muerdo' que su pareja le hizo en el cuello. Los médicos intentaron salvarle la vida, pero no pudieron. Este no es el primer caso del que hay constancia

Si tu pareja es dada a hacer chupetones, cuidado, porque pueden ser mortales. Y no es ninguna exageración: un adolescente ha muerto a causa del derrame cerebral que le causó ese beso apasionado en el cuello.

El joven de 18 años, llamado Julio Macías González, empezó teniendo convulsiones mientras cenaba en casa de sus padres en Ciudad de México, de donde era natural. Su familia, preocupada, llamó a emergencias, pero nada pudieron hacer: el joven había muerto. De acuerdo con los informes médicos, el adolescente falleció a causa del chupetón que le hizo su novia de 24 años en el cuello. La 'mordida' causó un coágulo de sangre que viajó al cerebro, provocando un accidente cerebrovascular mortal, detalla 'Independent'.

Los padres de Julio no daban crédito a lo sucedido y ahora claman venganza contra la causante del chupetón. La veinteañera se mantiene escondida para evitar represalias. Nunca fue querida por sus suegros, pues estos nunca habían aprobado la diferencia de edad entre ambos. A pesar de que se lo dijeron al joven en varias ocasiones, él se había negado a romper con ella. Ya se sabe, el amor el amor. Tan apasionado que a veces lleva a la muerte, como en este caso. 
 
No es el único ingresado por 'chupetón'.

El caso de Julio sorprende, pero no es el único. En 2011, una mujer de 44 años de edad, de Nueva Zelanda (EEUU), fue intervenida por los mismos motivos. Después de que su pareja le hiciese un chupetón, ella perdió el movimiento de su brazo inquierdo y fue trasladada al hospital. Allí fue atendida a causa de un accidente cerebrovascular, corriendo grave peligro su vida, informa 'The Telegraph'.

Los médicos no sabían qué había pasado, hasta que de pronto se percataron del 'muerdo' que ella tenía en el cuello. Los sanitarios que atendieron a la mujer llegaron a la conclusión de que la aspiración del chupetón había dañado una arteria principal, formando un coágulo de sangre que viajó a su corazón y causó un accidente cerebrovascular menor.

Igual que el caso del adolescente mexicano, esta mujer expertimentó los síntomas tiempo después de que le hubieran hecho el chupetón. Ella se dio cuenta cuando estaba viendo tranquilamente la televisión y, afortunadamente, los médicos pudieron salvarle la vida.

En el hospital, la mujer fue tratada con warfarina, un anticoagulante. A la semana ya estaba recuperada del todo. El doctor que la atendió, Teddy Whu, dijo a los medios locales que si la mujer no hubiera sido tratada rápidamente podría haber sufrido accidentes cerebrovasculares más graves, pudiendo haberle provocado, incluso, una parálisis total.