Sus padres hicieron todo para ABORTARLA, pero cuando nació los doctores no podían creer…

Los dos eran drogodependientes y tenían un historial de riñas y horribles discusiones. Dios no pudo escoger un peor sitio a fin de que naciese este angelito. Cuando la pareja se enteró que venía la pequeña, los inconvenientes aumentaron impresionantemente, puesto que era un hecho, la pareja no deseaba que la pequeña naciese, razón por la que hicieron de todo para abortarla.

En una de las en tantas ocasiones que se drogaban, el padre golpeo a su pareja para provocarle un aborto mas según parece nada parecía dar resultado, no obstante, a los siete meses la golpiza que recibió la mujer fue tan fuerte que el parto se vio adelantado.

De manera inmediata, el papá abandonó la casa y la madre, malherida paseó más de cuatro quilómetros para llegar a la puerta del centro de salud donde la atendieron. Pese al riesgo que esto acarrea, los médicos quedaron conmovidos cuando sacaron a la bebé y apreciaron su semblante.

¡Ella estaba sonriendo! Los doctores no podían creerlo, jamás ya antes habían visto algo afín y en ese instante, la madre que todavía estaba consciente afirmó “ella está feliz por vivir. Dios por favor perdóname”.

Se sabe que el padre fue detenido y obligado a rehabilitarse a lo largo de siete meses de cárcel. La madre se halla feliz, ha dejado las substancias y ha comenzado a trabajar. Finalmente, Emily, comienza a medrar con velocidad y es una pequeña sumamente sana y preciosa. Indudablemente, esta historia tuvo un final feliz.



Recomendados