¿Qué pasa si frotas un TOMATE en tu ROSTRO? Lo que los dermatólogos no te dirán.

Si hablamos del cuidado de la piel y específicamente del rostro puede que encontremos infinidad de cosas que, siendo sinceros, no funcionan, y más si hablamos del acné, una enfermedad a la piel que nos ha atacado a todos durante la adolescencia y que se mantiene en algunos incluso en la adultez.

Hoy, al fin, le diremos adiós al acné con un ingrediente casero que absolutamente todo el mundo tiene en su refrigerador pues es muy útil para preparar deliciosas ensaladas, hablamos del tomate.

#1 Rodajas:

La primera forma de usar el tomate es cortando el tomate en dos y frotando con una de las partes la zona afectada en tu rostro. Debes masajear el jugo en la piel y enjuagar. Este truco funciona bien con los brotes menores de acné.

#2 Máscara:

También puedes elaborar una máscara de tomate para luchar contra el acné. Toma la mitad de un tomate y corta una x en la parte superior. Luego pon el tomate en agua caliente por 5 minutos y saca las semillas, con el resto haz una pasta triturando el tomate. Aplica la pasta sobre tu rostro y deja que repose por aproximadamente una hora y luego enjuaga.

#3 Mezcla:

Otra alternativa es elaborar una mezcla de tomate y limón. Lo que debes hacer es mezclar una cucharada de jugo de tomate natural con unas gotas de limón en un plato y aplicar la mezcla en el área afectada, mantenlo ahí por 5 minutos y luego enjuaga con agua tibia.
Según el portal Home Remedies for Life, el tomate es muy útil a la hora de eliminar las cicatrices ocasionadas por el acné pues contiene vitaminas A, C, E, K y B6, las mismas que ayudan a nutrir la piel y cerrar los poros.

Por otro lado, el tomate también ayuda a balancear el Ph de la piel y reduce la posibilidad de aparición del acné.



Recomendados