¿Pensabas que ORINAR en la DUCHA era malo? Deberías leer esto...

Muchas veces nos han dicho que orinar en la ducha no es nada higiénico y una mala costumbre, aunque todos sabemos que muchos lo hacen. Y hoy te vamos a explicar por qué esta práctica no tiene nada de censurable e incluso cuenta con puntos a favor.

–Es económico: Una Universidad de Inglaterra realizó una estadística sobre el consumo de agua y determinó que si sus casi 15 mil alumnos orinan en la ducha, ahorrarían en descarga de agua de los sanitarios el equivalente a 26 piscinas olímpicas. ¿Te parece mucho? Y no es todo, porque además significaría ahorrar mucho papel higiénico, o sea que el beneficio es doble.
 
–Es más higiénico: en este punto las más beneficiadas son las mujeres, que después de orinar utilizan papel higiénico lo que no asegura retirar toda la suciedad por completo. Orinar e higienizarse en la ducha al mismo tiempo implica una limpieza mucho más cuidada ya que todo se elimina con el agua.
 

–Crea hábito: No todos estamos listo para orinar en otro lugar que no sea un sanitario o incluso algunos en uno que no sea el suyo. Esta práctica supone estar preparado para poder orinar en un lugar “de emergencia” en caso de ser necesario.

–Cuida la piel: La urea, uno de los compuestos de la orina se utiliza en cremas y preparados para tratar problemas en la piel como los eczemas o la psoriasis. Incluso la orina de la mañana es la más beneficiosa porque su grado de concentración de sustancias es mayor.

Puedes cubrir las heridas con un algodón embebido en orina y dejarlo actuar unas horas para que resulte más eficaz. Esto también es efectivo para el tratamiento de los hongos.

Resultado: orinar en la ducha puede ser beneficioso en varios aspectos y es más frecuente de lo que crees. Las encuestas revelan que el 80% de las personas admite orinar mientras se ducha.



Recomendados