Mira la escalofriante razón por qué los hombres NO PUEDEN ser fieles. No es su culpa…

"Las cadenas del compromiso son tan pesadas que se necesitan dos o hasta tres personas para soportarlas" aunque no lo creas este es uno de los argumentos antiguos que utilizaban los hombres para justificar su infidelidad, ni pienses que este tema es de nuestros tiempos, pues en épocas A.C tener más de dos mujeres era muy normal, pero ¿quieres saber porque a los hombres siempre los traiciona su instinto animal? 

¡Exacto! leíste bien simplemente cuando un hombre comete una infidelidad literalmente no piensa, actúa conforme a la presa que se le atraviese en el camino, a él no le interesa nada de la vida de esa nueva mujer, le atrae su aroma, la manera en que contornea las caderas al caminar, lo bien que luce su pecho con ese escote y lo único que siente es la necesidad arrebatada de tomarla y hacérselo en cualquier rincón. ¡Tal como un animal! 

Ya después viene la parte del remordimiento, unos cuantos días en el que se pondrá triste porque ama a su pareja, ¡Ojo! no es sarcasmo verdaderamente la ama, pero cuando lo cuestionan acerca de ¿por qué lo hizo? contesta un ¨no lo sé¨, créeme de verdad no lo sabe, el cerebro jamás lo utilizó. 

El hombre ha sido así desde la prehistoria, pues las primeras comunidades vivían de forma nómada, es decir, andaban de un lado a otro, cada cierto tiempo se reunían con otros grupos para hacer tratos e intercambios de ¡mujeres! pero fueron creciendo y con las nuevas reglas los hombres empezaron a meterse con mujeres de otras tribus pero a escondidas.  

¿Cuál era su pretexto para hacerlo? en esa época las mujeres no se revelaban, atendían al hombre, se dedicaban al hogar y a los hijos, pero aún así no bastaba con una sola. El hecho es que da igual si hubieras nacido hace mil años o ahora, seguramente vivirías una infidelidad. 

La razón es porque ¡está en sus genes! un grupo de científicos en Suecia ha descubierto que los hombres se aburren de estar con la misma mujer en la cama por un mal genético en el ADN. Se llama alelo 334, este gen es el causante de que millones de mujeres hayan derramado mil lágrimas y deseado matar a causa de una infidelidad. Este gen se encuentra solamente en los hombres y no sólo asegura que terminarán metiéndose con otra, también tendrán problemas con la convivencia en pareja. 

¡Tranquilas mujeres! no todo está perdido, sólo dos de cada 5 varones nacen con este defectito, así que pónganse muy atentas a la hora de elegir o ¿prefieren compartir?

Informa Inefable21.com



Recomendados