¡Alerta! Mira por qué no debes dejar que tus hijos vean Peppa Pig... ¡Compártelo!

Esta famosa serie animada de la cerdita llamada Peppa y su familia que les fascinan a los niños, han generado una gran controversia, que tiene a los psicólogos y a los expertos en el comportamiento, a la expectativa y con gran preocupación.
 
La mayoría de los canales de televisión paga están promocionando dicha serie, pero lo extraño es que están generando grandes cambios en el comportamiento de nuestros niños y niñas. Por lo que es necesario tomar medidas drásticas en este ámbito.

Hace poco se hizo un estudio en los cuales los resultados de la investigación indican que los niños pequeños que ven el programa al menos 30 minutos diarios tienen un 56% más de probabilidad de desarrollar autismo. Sin embargo, esta investigación ha sido rechazada por muchos debido a que el autismo tiene un origen genético y se obtiene desde la gestación.
 
Existen  publicaciones que registran que el origen de Peppa Pig es una historia espeluznante, llena de terror y horror en la cual Peppa fue una niña que formaba parte de  una familia incompleta, hija de un criador de cerdos, y que había muerto accidentalmente descuartizada por una máquina trituradora, pero antes de fallecer había dibujado a su familia como cerdos, los cuales se convirtieron  en los famosos protagonistas de dicha serie. Existen otras teorías que rodean la historia de Peppe Pig, siendo todas ellas espeluznantes.

No se conoce con toda certeza, estas afirmaciones, en cambio, lo que no se puede ocultar, es que este programa es un mensaje poco positivo, por lo cual no aporta nada en el desarrollo educativo, ni cognitivo de los niños.

Peppa Pig se caracteriza por ser: 

  • Competitiva (no sabe perder)
  • Mal educada.
  • Impone sus ideas sin importar las opiniones de los demás.
  • Malcriada, etc.

Sus personajes principales, actúan con conductas inadecuadas, como son: 

  • Padece del síndrome de superioridad.
  • Soberbia.
  • Arrogante
  • Envidiosa
  • Irrespetuosa
  • Impertinente
  • Intolerante
  • Insolente

Convirtiendo su contenido en toda una amenaza para su desarrollo cognitivo. Como todos sabemos siempre el ser humano absorbe más rápido las conductas negativas, que las positivas, dejando así a los más pequeños de la casa inconscientemente a la deriva de estas conductas negativas fáciles de adoptar.