¿Acaso se volvió loca? Esta mujer mete sus pies en ENJUAGUE BUCAL. Cuando sepas por qué... ¡No creerás el motivo!

Entre todos los medicamentos, pomadas, ungüentos y cremas para tratar los hongos de los pies, sin duda el más increíble, por ser el más inesperado, es el que te vamos a presentar a continuación.

¿Creerías si te dijéramos que sumergiendo tus pies en enjuague bucal durante media hora al día puedes eliminar las infecciones ocasionadas por hongos?

Y es que, aunque no es un hecho muy conocido —debido a que no ha sido lo suficientemente divulgado—, este producto de higiene personal contiene eficaces ingredientes antifungales (antimicóticos), entre los que se encuentran el alcohol, el jugo de limón y el vinagre.

Así que, si tienes infecciones por hongos en las manos o los pies, sumérgelos en este líquido todos los días durante dos semanas, y verás resultados increíbles. 

Por otra parte, si tu problema es el llamado “pie de atleta”, puedes aplicar ajo molido entre los dedos y dejar que actúe durante 24 horas.

Pero no nos vamos a detener aquí, porque hay más remedios contra otras dolencias y padecimientos de los pies.

Combate la gota:
Mientras que, para quienes padecen los dolores ocasionados por la “gota” (acumulación de cristales de urato monosódico), lo más recomendable es usar sulfato de magnesio. Estas sales reducen la inflamación y el dolor.

De acuerdo con una investigación reciente, el consume elevado de azúcar está relacionado con la incidencia de gota, así que si buscas deshacerte de este mal, lo mejor es reducir o eliminar el consumo de azúcar. La opción es comer cerezas y fresas, que además ayudan a mitigar inflamaciones.

Adiós a los callos:
Finalmente, para combatir los callos en los pies, puedes usar cebollas. Basta con cortarlas en rebanadas, sumergirlas en vinagre, para cubrir con esta sustancia las partes más endurecidas y gruesas de la piel.

Después cubre el pie con un calcetín y déjalo actuar durante varias horas. Lo más recomendable es repetir este procedimiento hasta que la callosidad se torne más suave y puedas removerla con facilidad. 

Deshazte de las ampollas:
Aunque suene increíble, las ampollas pueden ser tratadas con antitranspirantes. Cabe mencionar que este tratamiento probablemente resulte incómodo y doloroso, pero el área alrededor de la ampolla se secará pronto, lo que permitirá acelerar el proceso de su curación.

Otra opción es aplicar vaselina y cubrir la ampolla con una gaza. Los chiles son ricos en capsaicina, sustancia que puede reducir la inflamación y mitigar el dolor, ya que relaja los nervios.



Recomendados