4 tipos de GRANITOS que no debes apretar o rascar, tu SALUD estaría en riesgo.

Cuando nos aparece un granito es inevitable que nos dé ganas de rascarlo o apretarlo, a pesar que sabemos que esto dañe nuestro cutis y provoque marcas que quedarán para siempre, algunos continuamos reventándolos, porque creemos que son inofensivos granitos ¡Pero no todos son iguales! Presta mucha atención a estos tipos de granitos y entérate por qué es tan peligroso que juegues con ellos, la salud de tu piel podría correr riesgos.

#1 Herpes

Este tipo de herpes es mucho más común de lo que creemos y se da con mayor frecuencia en los meses de invierno. Si bien a veces puede verse similar a un pequeño granito, no debemos apretarlo ya que podríamos contagiar otras zonas con herpes o simplemente hacer que se quede en nuestro rostro para siempre. Lo mejor es ver al dermatólogo para que nos recete una crema medicinal y, por supuesto, evitar besar a otras personas para no propagar el virus.

#2 Milia o ‘bolitas blancas’ cerca a los ojos

Estos granitos, a pesar de parecer acné o algo similar, son sólo pequeñas protuberancias que no debiesen ser apretadas. Según el especialista Joel Schelessinger, si intentas ‘reventarlas’ sólo le estarás haciendo daño a la piel: “Exprimirlos tiene poco o ningún efecto, sólo lograrás que la piel se enrojezca, irrite e inflame, mientras la milia sigue intacta”, declaró a la Bio Bio de Chile.

El especialista asegura que no se trata de granitos ni de suciedad y que son sólo células atrapadas dentro de la piel. En caso de que por razones estéticas nos molesten mucho, siempre podemos pedirle a nuestro dermatólogo que las quite.

#3 Puntos negros

Los puntos negros se forman casi por la misma razón que los granitos: un exceso de grasa en la piel y en los poros. Sin embargo, a diferencia de los granos comunes, no es buena idea intentar ‘reventar’ los puntos negros. El dermatólogo explica la razón: “Exprimir obliga a las bacterias a provocar un traumatismo aún más profundo en la piel”. Lo mejor es utilizar productos especializados para limpiar y exfoliar las zonas problemáticas.

#4 Pelos encarnados

Los pelos encarnados aparecen usualmente cuando nos depilamos y esto se debe a que un bello crece pero queda atrapado bajo la superficie de la piel. Aunque podemos creer que lo mejor que podemos hacer es ‘liberarnos’ apretándolos, la verdad es que eso sólo nos expone a infecciones y enfermedades. Schlessinger recomienda que lo mejor es controlar las molestias y tener paciencia: “Aplica hidrocortisona, eso reducirá el enrojecimiento, picor e irritación. Lava la zona afectada con un exfoliante para ayudar al vello a salir a la superficie de tu piel“. FUENTE: Upsocl